TIEMPOS MALDITOS

El sol calentaba nuestra espalda mientras la respiración del mar nos acariciaba la cara. Esperaba toda la semana a que llegara el momento preciso de volver a calzarnos las bicis y repetir nuestro paseo del brazo de Neptuno. El silencio acompañaba nuestros pensamientos , la tortura de nuestras rutinas quedaban aparcadas en el apartamento y dábamos paso al deleite por senderos improvisados. Y ellos nos ayudaron a perdernos entre mantos de colores de amapola, malvas […]