A la espera

Mantuvo la esperanza durante los atardeceres. Acumuló todos los recuerdos en cada carrera hacia la orilla. Abandonó la desidia por ser una monstruosa compañera de viaje. Alejandra caminó hasta la playa siempre que las noticias del informativo daban la vuelta a su estómago y hacían un macabro batido con sus sentimientos. La falta de empatía era un placer que aun no le había sido concedido. Por ello, cada vez que se lanzaba a la calle cegada […]

Mami no llores, in memoriam Aylan

Mami, sécate la cara y mírame a los ojos que aún están llenos de parques con muchos columpios…. porque soy un niño y los niños sueñan…