Cap_16 Y por fin danzamos!!

En el momento que un golpe seco dejó sin luz el ascensor, note como el corazón tomaba carrerilla. Ese paso atrás hizo que tus dedos tropezaran con el borde mi falda de tubo negra. Se aferraron a ella como el bebe a su teta materna y comenzaron a trepar por la envergadura de mis muslos. Iniciaron el juego con el encaje de mi tanga mientras yo saboreaba los efluvios del deseo en tu cuello, mordiendo y arañando como el depredador que por fin dio caza a su presa

Sueños fatuos

Me introduje en la bañera muy despacio, como queriendo acariciar el agua con cada centímetro de mi piel y que aquel líquido oleico sal marinado hiciese lo recíproco conmigo. Desde el pequeño cuadro de mando que había en el perfil derecho del jacuzzi pude conectar el hilo musical, elegí Sade y su Paradise, porque, no podía negarlo, aquello era el mismo paraíso.