Con las cuerdas de una guitarra

Comenzó a tocar las cuerdas con prudencia para no asustar a sus distraídos acompañantes. Pronto se formó un corrillo a su alrededor que mejoraba la acústica del lugar. José entreabría los ojos mientras sus dedos mimaban a su guitarra y aprovechaba para echar un vistazo a quienes frente a él, escuchaban el conjunto de sus notas. En ocasiones, imaginaba que se elevaba sobre todos ellos, abandonaba su cuerpo y, en una especie de estado metafísico, se apresuraba a comprobar si ella había venido o no.[…] Al flautista de Hamelit portugués se le agarrotaba el cuerpo a la vez que se le llenaban las venas de sangre a borbotones cada vez que daba comienzo su espectáculo. José se iniciaba acariciando los tendones de su fiel compañera sólo para que una de ellos volviera[…]

Rutinas de amor

Hola preciosa, ¡estás espectacular!   Anda no seas bobo, ni que fuese la primera vez que nos vemos. ¡No así! Llevaba toda la semana pensando en este momento y ese vestido parece confirmar que este experimento puede tener su resultado.   ¿Este vestido? Hace muchos años que está conmigo, lo que pasa es que no me lo podía abrochar después de tener a los niños.   Pues ahora te queda de muerte, de verdad. Por […]