Hoy vuelve a ganar la libertad

 

Hace mucho tiempo que no escribo, pero hoy vuelvo a sentir la necesidad de cantar, imagesde entonar una estrofa. Es agradable comprobar que la cordura comienza su camino de vuelta , a pequeños pasos, pero de vuelta. Nuevamente se impone la cordura a la sinrazón, al despropósito y al desprecio paternalista hacia la mujer. El enfoque de ese anteproyecto era un retroceso a tiempos ya olvidados ,tiempos en los que la voluntad de la mujer era una sombra tonta y absurda que deambulaba tras los hombres de su vida (padres, hermanos, maridos,…)

Nadie en su sano juicio puede , debe o quiere negar el derecho del no nacido, pero sí somos TODOS absolutamente responsables de garantizar que, en el caso de nacer, sus derechos y su dignidad se vean cumplidos. Y perdónenme señores , pero en esta sociedad en crisis, no estamos ni mucho menos cerca de garantizarlo, a cada uno de los niños que nacen, ni de lejos, a aquellos que no hayan sido concebidos desde la cordura, la responsabilidad y el compromiso que ello exige. Soy mujer y soy madre, y desde la experiencia me atrevo a pronunciar mi derecho a decidir sobre mi cuerpo y sobre mi persona, y desde luego a decidir sobre las responsabilidades que puedo y debo asumir. En ningún caso, nadie deberá decidir por mi jamás. Traer un ser a este mundo está tan cerca de ser un acto generoso con la vida como egoísta para con ella. El limite entre uno y otro caso es tan estrecho que solo quien concibe y lleva dentro esa vida será capaz de tomar la decisión correcta, alejada de las más absurda de las frivolidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.