Aséptico carmesí

” El sonido del silencio y los ojos de él clavados en el gotero…..”rostro de mujer

El blanco aséptico de aquella habitación se tiñe del sanguíneo carmesí de la luneta de su coche, estallada por el cuerpo de aquella bellísima mujer. Aun con la mitad de su rostro cubierto de heridas, es hermosa, muy hermosa. No puede dejar de contemplarla, no puede apartar sus ojos de aquellos labios carnosos, enmarcados por unos pómulos algo pronunciados . Repican en su cabeza las imágenes de esos fatídicos instantes, el chirrido de las ruedas abrasadas sobre el asfalto. Gonzalo no debió apartar la vista del volante para mirar su móvil, debió obviar aquel maldito sonido que le atormentaba desde el amanecer.

Deja un comentario