Aquel es uno 

  
Existe un lugar en el mundo. Aquel que dibujaba tu sonrisa sobre la almohada impregnada de los rayos del sol saturnino. Ese que olía al perfume de tu piel tras una ducha lunática . Uno que me mostraba el camino de tus pasos sobre el asfalto húmedo de un otoño tardío. Espérame pues voy a tu encuentro. A un lugar que te esconde y protege de esta falta de cordura y valor. Ese que contiene el recuerdo de quienes éramos entonces para construir de nuevo quienes debemos seguir siendo. Aquel lugar en el mundo que reconoce el amor como la única moneda de cambio. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.