Un Tulipán para siempre

Encerrado tras un cristal opaco. Aquel lienzo de colores esperó el mejor momento para llamar su atención. Había sido un día de perros. Una llamada preguntando por “el bobinado de motores me había sacado de la cama”.Mejor dicho de un sueño  escandalosamente húmedo  con el hijo adolescente de mi vecina la del tercero. “Qué  no es aqui , coño!!” En medio de mi ducha “despierta-marsopas” el dedo del cartero parecia haberse quedado pegado a mi portero automático para comunicarme, tras descolgar el  auricular, que tenía carta certificada, “¿un certificado ?” ……
…… Y sus ojos atraparon la luz de aquellos  rayos , en un intento por devolverle los pedacitos de  vida que se le iban escondiendo,  cada vez más,  en las sombras.