Los IPhone no vuelan

“A nadie se le ocurrirá que solo quiso volar, como antes”iphone

Sentir el asfalto bajo sus pies y la música acompañando sus zancadas. Elisa intuía el peligro antes de salir del portal de su carcel aquella tarde primaveral, pero necesitaba comprobar hasta dónde llegaba su ceguera, a cuanto debería renunciar. Bimba y el leve hilo de luz que aún le quedaban, guiaría sus pasos por la ciudad. Elisa no reparó que los verdaderos obstáculos estarían en caminar en un lugar donde nadie ve más allá de sus propias narices. Salvo cuando el coche hizo volar su iphone por los aires.

Deja un comentario