Escamas en la pared**

Un golpe seco la despertó de repente. Se quedó inmóvil bajo el espectro de saco que cubría su escuálido cuerpo de adolescente. Retiró los mechones de pelo que cubrían sus orejas para poder escuchar bien los ruidos que avanzaban hacia su cuarto. Sofía encogió sus piernas sobre su prominente barriga

Premios Blog Versalite

Quiero agradecer a Sara del Blog biblioteca62.wordpress.com`por haberme concedido el honor de nominarme al Versatile Blogger Award. [….] El verdadero sentido de todo lo que hacemos y dejamos plasmado en la red, es escucharnos, ser humildes y aprender de aquello que nuestro mundo nos puede aportar y crecer como personas. Mis relatos, cuentos y reflexiones están basadas en aquello que supone una experiencia vital para mi , no por eso debe serlo para otros, pero quizás si pueda ser un trocito, un comienzo, un intermedio, una pausa o un silencio, por eso comparto.

El esqueleto de tus ramas

Es terrible sentir que nos abandonas, que el valor y tu coraje es prisionero de la sombras, que el calor ya no tiene humano que lo aguarde. Siento frío en las ausencias, las mentiras , los engaños y en tantas peplas, pues el miedo a lo incierto es tan necio y profundo que nos hace cobardes , por eso tiemblas. Jamás mutaré mi alma por las falacias de espectros vendidos a mercaderes de este mundo tan falsario. Jamás alimentaré su sed de justicieros de sistemas absolutos y obsoletos. En el esqueleto de tus ramas, renacen los brotes de lo que puede salvarnos, los frutos para quienes perseveren y crean en los valores de esta humanidad abatida por encima de tierras prometidas, en las que solo hay espacio para las ánimas vendidas al monstruoso poder de una moneda.

Con las cuerdas de una guitarra

Comenzó a tocar las cuerdas con prudencia para no asustar a sus distraídos acompañantes. Pronto se formó un corrillo a su alrededor que mejoraba la acústica del lugar. José entreabría los ojos mientras sus dedos mimaban a su guitarra y aprovechaba para echar un vistazo a quienes frente a él, escuchaban el conjunto de sus notas. En ocasiones, imaginaba que se elevaba sobre todos ellos, abandonaba su cuerpo y, en una especie de estado metafísico, se apresuraba a comprobar si ella había venido o no.[…] Al flautista de Hamelit portugués se le agarrotaba el cuerpo a la vez que se le llenaban las venas de sangre a borbotones cada vez que daba comienzo su espectáculo. José se iniciaba acariciando los tendones de su fiel compañera sólo para que una de ellos volviera[…]

Sin rueda de ratón_FELIZ 2016

Vivimos demasiado deprisa. Hemos adquirido tal velocidad en el devenir de nuestros días que seremos capaces de acortar el tiempo que tarda la tierra en dar la vuelta al sol[…]Nos introdujeron en esas ruedas de ratón y nadie nos consultó. Corremos y corremos haciéndolas girar para que no paren , para que continúen a la misma velocidad[…]Adelante, saca la patita, salta y para ya tu rueda[…]