Yemas encarnadas

Yemas encarnadas

Al retomar mi camino, compruebo que las ramas tiene un color rosáceo. Me acerco pues no se ven flores todavía , es demasiado pronto para que brote nada . Las ramas están repletas de yemas tímidamente encarnadas que, prematuras, tienen ganas de abrirse a una nueva estación que les de la bienvenida. Como tú. Siempre esperaste de mi un recibimiento que se quedó encerrado en el cajón de la mesilla, bajo llave y escrito a […]

Coto privado

Coto privado

He llegado hasta ese punto del recorrido donde tengo que volver a elegir: izquierda o derecha, por el sendero o continuar en el asfalto, arriesgar los tobillos o continuar machacando mis rodillas, o simplemente deshacer el camino por donde había llegado hasta aquí. Pero  nunca me han gustado las vueltas atrás, ni tan siguiera para comprobar que he cerrado bien el coche. Decido perseguir perdices a través de los cotos, buscar las nuevas madrigueras que […]

Pulsiones

La vida es como estas playas, que unos dias te reciben con el mar en calma invitandote a que disfrutes y generes esos recuerdos entrañables en familia , pero hay otros días que su terrible resaca te lanza sobre la arena golpeada por su furia y una sinrazón contranatura.

Sombras que ahúman el horizonte

Olvidaste sembrar respeto

No me gustan las sombras que ahúman el horizonte , esas que quedan impregnadas en la tierra como el chapapote en la roca. No me gusta pasear por valles imberbes ni por bosques anémicos de clorofila , porque hemos olvidado sembrar respeto por nuestra tierra y regar con más amor el mundo entero .

El loco del arco iris

El loco del arco iris

Llegó a tiempo para colgar su bandera en la fachada, justa de tiempo, pero suficiente para salvaguardar el único lugar emblemático de aquel loco hacedor de prodigios arquitectónicos, de escultura o pintura que jamás hubiera podido crear en otro momento de la historia. Pequeños detalles multicolor decoraban la escalinata central, reflejando el haz de luz colados desde el sol. La escena de la humanidad corriendo atropellada por el miedo coronaba una cornisa del mismo color […]